Pasta de color blanca, cremosa, compacta pero friable, con un contenido de humedad de alrededor del 50%. Textura suave y blanda, se corta, muele y moldea fácilmente. Muy estable una vez abierto el envase, conservando sus características por un tiempo relativamente largo.

Especial para cocinar o para consumo fresco, solo o con ensaladas, apetecido por su fácil digestión. Producto ideal para rellenos donde se utilizan verduras. Combina muy bien con el queso Boladero para rallar cuando se le quiere dar sabor a los rellenos.